Los Mallos de Riglos

Los Mallos de Riglos

Éste verano hemos estado visitando algunas zonas de nuestra geografía y una de ella nos ha llamado mucho la atención por varios motivos. El primero de ellos por la espectacularidad del paisaje, después por la paz y el silencio que se disfruta en el entorno y finalmente por la posibilidad de fotografiar aves rapaces en sus paredes de residencia en sus continuos vuelos por la zona.

Los mallos son unas formaciones rocosas de piedras calizas de la etapa terciaria y que  fruto de la erosión de los elementos formaron unas pareces espectaculares, de color rojizo. La existencia de hierro y arcillas hacen posible unas imágenes como las que os enseñamos a continuación.

 

Tenemos el Puro, el Mallo Pisón, el Mallo Visera y el Mallo Firé los constitutivos de los Mallos de Riglos.

En un pueblo cercano a Riglos, Agüero, existen otros mallos de la misma naturaleza pero de diferentes formas que, de alguna manera, enriquecen la diversidad de la zona y ofrece otras posibilidades.

Esos parajes, junto al rio Gállego, nos permiten disfrutar de la naturaleza en estado puro, de grandes paseos junto a los mallos, de descensos por el rio y de escaladas vertiginosas a cualquiera de las paredes existentes.

Finalmente, nidos de aves rapaces, como los buitres, quebrantahuesos, alimoches, cuervos… nos permiten disfrutar de paisajes y lugares muy especiales y donde la observación de otras especies de la naturaleza nos reporta sensaciones y enseñanzas difíciles de olvidar.

En definitiva, buscar espacios para fotografiar y hacer lo que más nos gusta siempre nos sorprende y nos enseña cosas nuevas para el día a día que luego vamos a vivir.

Esperamos que os gusten las fotos y pronto nos vemos ya trabajando en cualquier sitio a lo largo del año.

Fotografía culturalmente divertida

Fotografía culturalmente divertida

A medida que hago más y más fotografías me doy cuenta de lo increíble que puede llegar a ser poder descubrir la diversión que supone mirar, elegir y disparar el botón de la cámara.

las medulas

El tiempo desaparece, y lo culturalmente enriquecedor como los espacios, aparecen mostrando un mundo, que de alguna manera, se co-crea con nuestra presencia en los mismos.

Lugares que adquieren vida a través de nuestra presencia en los mismos, de los que nos enriquecemos y compartimos lo vivido en ellos en cualquier momento del tiempo.

las medulas

Si a esto le podemos añadir un componente, que para mí es esencial, como es disfrutarlo y compartirlo con amigos, entonces, la vida se convierte en un absoluto disfrute culturalmente divertido y apasionante.

las medulas

Porque las cosas en la vida, no son ni dónde, ni cómo, ni cuándo, que también, sino con quién… Y eso es algo que quizá tardé demasiado tiempo en aprender, ese tiempo que desaparece cuando estás haciendo aquello que realmente te apasiona… upss!!!

las medulas

Y entonces, la fotografía ocupa el lugar exacto en la vida de las personas.

Ya no buscas la fotografía increíble, con esos colores espectaculares y en esos momentos únicos (tipo National Geographic) sino que aceptas tu propia condición y nivel de fotógrafo y empiezas a disfrutar de lo que haces… Y es en ese mismo instante cuando has alcanzado el mayor éxito en la fotografía…

las medulas

Ya, ya, quizá esto suena a excusa o a mediocridad o quizá también a una resignación fruto de la envidia de ver otras fotografías increíbles de los mismos lugares en los que tú has estado… ¡quizá!

las medulas

Pero lo único que puedo decir, de unos días que he pasado en un espacio que se llama Las Médulas (provincia de León) con unos amigos, es que han convertido ese espacio en algo importante en mi vida, que me ha hecho sentir bien, donde he disfrutado, reído, andado, recorrido, sentido y respirado…

las medulas

Y aquí os dejamos unas fotografías de las que tomamos en esos días y que formarán parte de nosotros como lo formaron de aquellos romanos que trabajaron recibiendo aquel oro que la tierra les regalaba…

las medulas

 

La magia está en algunos lugares

La magia está en algunos lugares

En el diccionario podemos encontrar una definición de magia como el encanto, el hechizo o el atractivo de alguien o también de algo.

Eso es exactamente lo que hemos encontrado estos días en un lugar de la mancha de cuyo nombre quiero acordarme siempre y se llama Brihuega.

Brihuega

Una villa de origen medieval que conserva su historia y que crece a ritmo de los tiempos actuales convirtiéndose, en la actualidad, en el jardín de la Alcarria, en plena provincia de Guadalajara.

Brihuega

La tierra de la lavanda, el jardín de los pueblos de Don Camilo en su viaje por la Alcarria, paisajes de Espliego cuyos campos ocupan más de mil hectáreas con una atractivo turístico súper importante.

Brihuega

Durante el mes de Julio, cuando la lavanda florece, se produce toda una serie de percepciones para los sentidos que son espectaculares.

El color de los campos con ese morado-violeta intenso acompañado de los verdes de los tallos en plena seducción sin control. Ese aroma que te embriaga desde el primer momento y que varía sus intensidades a mediada que te alejas o te acercas a los campos. El sonido de las abejas libando a millones por cada uno de las ramas de lavanda…

Brihuega

Brihuega

Y cómo no, las personas que visitamos el lugar, vestidos de blanco para darle ese toque, realmente impresionante, a cada uno de los campos.

Brihuega

El pueblo de Brihuega realiza toda una serie de actividades a lo largo del todo el mes de julio, incluyendo conciertos de música en medio de los campos.

En esta ocasión el próximo día 19 actuará Luz Casal y el día 20 Ketama, junto a diferentes presentaciones de libros, visitas guiadas a los campos de lavanda, vuelos en globo y en parapente, música en la calle o en los diferentes castillos o iglesias de la villa.

Brihuega

Brihuega

Y por supuesto, para nosotros, los que nos gusta la fotografía tenemos un paraíso del que es imposible salir sin hacer buenas fotos.

Es imposible no hacer una foto que no te guste, los colores se potencian, los amarillos del trigo en plena siega, el verde de los árboles en medio de los campos violetas de la lavanda, el azul del cielo tan limpio y brillante… y esa noche donde las estrellas se pelean por brillar.

Todo un lujo para cualquiera que le guste la fotografía de naturaleza e incluso para aquellos que todavía no se atreven a comprarse una pequeña cámara para inmortalizar los momentos mas importantes de la vida.

Esos momentos llenos de magia y de expresión, donde la madre naturaleza nos muestra con toda su sencillez la belleza que es capaz de crear para que todos los que nos acercamos a Brihuega podamos disfrutar de ella.

Y la Provenza esta genial, pero Brihuega te va a encantar…

Brihuega

La libertad de hacer una fotografía

La libertad de hacer una fotografía

Con la captura de una imagen estamos haciendo el mayor ejercicio de libertad desde tiempos inmemoriales en cuanto al arte de mostrar el mundo se refiere.

Si bien el renacimiento fue la primera gran revolución en la forma de mirar y expresar el mundo que gira y gira de una manera individualizada, nuestra manera única de expresarnos como personas.

La fotografía nos muestra la instantaneidad, el movimiento, la desestructuración de la normativa del arte impuesta a lo largo de los siglos.

libertad fotografía

 

Un documentalismo instantáneo

 

Con la fotografía atrapamos el mundo sin reglas, sin miramientos ni remilgos. Apretamos el botón del móvil y captamos miles de momentos independientemente de lo que, cada uno, hayamos imaginado. Captamos imágenes de una manera irreflexiva, sin conocimiento ni exigencias técnicas y pasamos a privilegiar en nuestras imágenes el interés por el “yo he estado aquí”, “yo he vivido esto”.

Un documentalismo instantáneo, recuerdos caprichosos y banales, protagonismos personales y cultos del ego frente al resto de los entornos más cercanos.

libertad fotografía

Una libertad dentro del mundo del arte que hasta que llegó la fotografía para todos era impensable de concebir. Un mundo que puede ser mostrado sin normas, sin corsés, sin arte… Porque la fotografía lo permite absolutamente todo, una libertad que invade el trabajo personal de cada uno y le permite volar en su imaginación, con su mirada y en un mundo que ya no posa para nadie, sino que se capta en su movimiento natural.

Cámara de fotos, móviles que captan la instantaneidad y la publican a miles de kilómetros de distancia en miles y  miles de redes conectadas entre si.

libertad fotografía

Instantáneas que transmiten el comportamiento humano, la alegría, la diversión, las penas y las emociones, la vida… la magia de la fotografía que invade al ser humano y descubre todo su poder en cada captura que realiza, bien de una manera vulgar e intranscendente, pero llena de vida y complicidad.

La fotografía como medio de expresión y de creación tiene el poder de comunicarnos entre nosotros desde nuestra inconsciencia más real y atractiva y nos enseña el mundo en un instante, porque quizá, el siguiente instante desvirtúa el anterior.

libertad fotografía

Aprovechemos la libertad que nos ofrece la fotografía y tengamos la suficiente paciencia para empezar a tomar conciencia de todo lo que estamos haciendo con ella.

Es cierto que la imagen ha revolucionado el mundo en su globalidad, que no se entiende la comunicación sin las imágenes, pero dentro del mundo inconsciente… siempre es posible pararnos a reflexionar y utilizar esta fantástica herramienta para poder expresar desde dentro aquello que queremos. Que las conversaciones de bar con los amigos se puedan traducir en imágenes y que seamos capaces de crearlas nosotros con el medio que sea, pero con la idea de comunicar y transmitir algo importante para cada uno de nosotros.

La libertad es algo maravilloso que nos permite expresarnos desde el corazón y también desde la mente y esa elección es algo que la libertad nos concede de manera particular a cada uno de nosotros.

libertad fotografía

Buenas fotos para esta semana fantástica que comienza.

Siempre hay una buena fotografía

Siempre hay una buena fotografía

Cuando paseamos por la ciudad o por la naturaleza siempre hay una fotografía que podemos llevarnos a casa.

Las buenas fotografías son aquellas que nos gustan a nosotros, a nadie más. Es cierto que existen fotógrafos que hacen fotos preciosas y que aplican técnicas increíbles para sacar una imagen perfecta, pero esa no es nuestra.

Buena foto

Nuestras fotos tienen que ver con nosotros, con nuestra manera de ver la vida, de ver las cosas que nos rodean, con nuestros gustos o la ausencia de ellos, con nuestro nivel de evolución en la fotografía…

Con tantas y tantas variables que decir si una foto es buena, bonita o elegante sólo pasa por nuestro propio filtro.

Buena foto

La vida nos ofrece distintas maneras de mirarla y ahí estamos nosotros para llevarnos un trocito de ella y que nos refleje aquello que sentimos, somos o estamos… un espejo de estados de ánimo o simplemente unos momentos de reflexión y práctica fotográfica.

Buena foto

Hay detalles que nos podemos llevar a casa, situaciones que podemos modificar simplemente cambiando el punto de vista moviéndonos unos pasos a un lado. Podemos convertir unas horas de sol en un contraluz de escándalo o mil maneras de ver la vida en función de lo que cada uno quiere ver en cada momento.

Buena foto

Reflejos en el agua o hacer del agua un espejo, resaltar un color o una textura o incorporar una textura en una fotografía, proporcionar los tamaños con referencias conocidas o desestructurar una imagen para que parezca de otro planeta.

Buena foto

El que hace la fotografía siempre es uno mismo, nunca una cámara, un móvil o una lata de refresco… y siempre dice mucho de nosotros, algo que, sin duda, hay que aprender a ver también.

Buena foto

Y es importante que nos demos cuenta que hay imágenes que nos lo muestran todo, tomadas con grandes angulares y también hay detalles minúsculos tomados con objetivos macro que hacen que la vida pase del infinito al cero y viceversa, ese juego emocional en el que vivimos los seres humanos y que se refleja en cada imagen que tomamos.

Buena foto

Hoy os invitamos a hacer fotografías que hablen de nosotros, esas buenas fotografías que nos van a seguir enseñando el camino que cada uno tomamos en la vida.

Todas las fotografías son buenas fotografías porque sirven para algo. Unas para admirar la belleza de lo que somos capaces de ver, otras para enseñarnos que nos tenemos que fijar en cosas importantes, otras para valorar el trabajo de otros…

Tantas y tantas otras que necesitamos una vida entera para hacer fotografías… y este es un buen momento para empezar…

Play Video