En el diccionario podemos encontrar una definición de magia como el encanto, el hechizo o el atractivo de alguien o también de algo.

Eso es exactamente lo que hemos encontrado estos días en un lugar de la mancha de cuyo nombre quiero acordarme siempre y se llama Brihuega.

Brihuega

Una villa de origen medieval que conserva su historia y que crece a ritmo de los tiempos actuales convirtiéndose, en la actualidad, en el jardín de la Alcarria, en plena provincia de Guadalajara.

Brihuega

La tierra de la lavanda, el jardín de los pueblos de Don Camilo en su viaje por la Alcarria, paisajes de Espliego cuyos campos ocupan más de mil hectáreas con una atractivo turístico súper importante.

Brihuega

Durante el mes de Julio, cuando la lavanda florece, se produce toda una serie de percepciones para los sentidos que son espectaculares.

El color de los campos con ese morado-violeta intenso acompañado de los verdes de los tallos en plena seducción sin control. Ese aroma que te embriaga desde el primer momento y que varía sus intensidades a mediada que te alejas o te acercas a los campos. El sonido de las abejas libando a millones por cada uno de las ramas de lavanda…

Brihuega

Brihuega

Y cómo no, las personas que visitamos el lugar, vestidos de blanco para darle ese toque, realmente impresionante, a cada uno de los campos.

Brihuega

El pueblo de Brihuega realiza toda una serie de actividades a lo largo del todo el mes de julio, incluyendo conciertos de música en medio de los campos.

En esta ocasión el próximo día 19 actuará Luz Casal y el día 20 Ketama, junto a diferentes presentaciones de libros, visitas guiadas a los campos de lavanda, vuelos en globo y en parapente, música en la calle o en los diferentes castillos o iglesias de la villa.

Brihuega

Brihuega

Y por supuesto, para nosotros, los que nos gusta la fotografía tenemos un paraíso del que es imposible salir sin hacer buenas fotos.

Es imposible no hacer una foto que no te guste, los colores se potencian, los amarillos del trigo en plena siega, el verde de los árboles en medio de los campos violetas de la lavanda, el azul del cielo tan limpio y brillante… y esa noche donde las estrellas se pelean por brillar.

Todo un lujo para cualquiera que le guste la fotografía de naturaleza e incluso para aquellos que todavía no se atreven a comprarse una pequeña cámara para inmortalizar los momentos mas importantes de la vida.

Esos momentos llenos de magia y de expresión, donde la madre naturaleza nos muestra con toda su sencillez la belleza que es capaz de crear para que todos los que nos acercamos a Brihuega podamos disfrutar de ella.

Y la Provenza esta genial, pero Brihuega te va a encantar…

Brihuega

Play Video