Saber lo que queremos fotografiar es un elemento que nos va a ayudar a plasmarlo en una imagen e inmortalizar un momento vivido especialmente por cada uno. Los fotógrafos lo llaman el centro de interés en una fotografía.

Muchas imágenes nos recuerdan a los escaparates de los comercios de los años 60-70, donde había tantas cosas expuestas que no sabíamos lo que nos estaban ofreciendo.

Saber de qué se trata la imagen que estamos viendo es una ayuda para que el espectador pueda sentir aquello que queremos transmitir con la misma.

centro interes

 

¿Enfocar o desenfocar?

 

Luego, enfocarlo o desenfocarlo, rellenar el encuadre en su totalidad o dejar mucho aire dejando el sujeto en un lado, trazar una diagonal, o jugar con los colores, son decisiones que se van a tomar una vez definido lo que realmente queremos fotografiar.

La vida nos seduce con multitud de escenas, con gran belleza y con mensajes claros y concisos, pero nosotros tenemos que poner nuestro objetivo en aquello que queremos transformar en una imagen para la posteridad.

 

Si te surgen dudas…

 

Cuando nos surjan las dudas de si algo hay que incluir o no incluir en el encuadre junto al sujeto que quiero inmortalizar, no lo incluyas.

Siempre que tengamos la oportunidad, utilicemos los recursos que tengamos para direccionar la mirada de aquellos que van a ver la imagen, incluso tú mismo, aportando líneas, formas o contornos que nos dirijan al centro de atención de la foto. Seguro que no será muy diferente a aquello que nos está llamando la atención en nuestra vida.

dirección mirada

 

Centro de interés:

 

El proceso de creación siempre parte de un centro de interés, de un objetivo que queremos conseguir, de algo que queremos enseñar, mostrar o transmitir.

Es un trabajo arduo que necesita de un esfuerzo para hacer la fotografía, de un proceso creativo, de pensar, imaginar, desear y realizar.

¿Y para ti? ¿Cuál es el centro de interés de tu vida? Quizá buscando dentro de cada uno de nosotros podamos encontrar los centros de interés del mundo que nos interesa ver y contar.

Pero que este proceso no sea un peso excesivo. Fotografiar y vivir son dos cosas que son sencillas y a la vez divertidas, siempre que no les demos demasiada importancia ni las tomemos demasiado en serio.

Play Video