Estamos con Alex en la sede de su empresa, un edificio de la calle Hernán Cortes, comentando sobre diferentes aspectos de su trayectoria profesional, que incluyen, claro está, comentarios de la Valencia Fashion Week.

_MG_0102

– Esta próxima edición de la VFW es la número XVI, que sumadas a las de la Pasarela del Carmen podrían ser perfectamente 15 años ininterrumpidos creando cultura de moda en la ciudad de Valencia.

Esta edición está siendo la más complicada por su funcionamiento. Desaparece el Ágora como contenedor de la pasarela por el alto coste que supone un evento como la VFW en un edificio como ese y aparecen diversos espacios emblemáticos en pleno centro de la ciudad. Los años de crisis económica que estamos viviendo y la falta de subvenciones han hecho que únicamente los patrocinadores y la Asociación Semana de la Moda asuman la totalidad de los costes de tan importante evento.

Se ha diseñado una nueva VFW que la hace, si cabe, más especial que los proyectos anteriores. El cambio también conlleva, después de tantos años, nuevas ilusiones y alicientes que nos motivan a la hora de continuar  y consiste en distribuir todos los desfiles  en el centro de Valencia, en espacios que nosotros consideramos que son especialmente atractivos para el tipo de colecciones que van a desfilar. Evidentemente contamos con la cesión de dichos espacios por parte de las Consellerías y del Ayuntamiento y solucionar las actuales actividades de dichos espacios.

– Hemos oído en diversos foros que la zona D y los desfiles de la noche desaparecen de la VFW y se trasladan al mes de Junio.

Desaparece porque al ser estudiantes o tener recién terminadas las carreras, es muy complicado para ellos el hacer dos colecciones al año, lo centramos en una sola edición

Existe un proyecto de moda a nivel nacional con este tipo de diseñadores, que no se sabe si se hará o no, pero fuera del contexto de las pasarelas oficiales y que dependerá de los patrocinadores que consigamos. No se puede hasta ahora adelantar nada pero, en principio, si sale adelante, saldría para el mes de junio y podría ser un bombazo porque no existe a nivel nacional un proyecto comparable. Encontrar patrocinadores es cada vez más complicado y eso pone en riesgo la continuidad, de cualquier evento.

IMG_3398

– Pensábamos que la VFW estaba consolidada después de las dificultades que se vivieron en el 2011 y 2012, pero vemos que tenemos tantas o más dificultades que antaño. ¿No es escaparate Valencia para los diseñadores o no hay patrocinadores interesados en este evento? ¿Qué está pasando?

Hemos ido a peor pero al mismo tiempo nos ha valido de revulsivo para innovar y mejorar en muchos aspectos, la moda es camaleónica . La VFW se situó como la pasarela más grande de Europa a nivel de asistencia de público y la mayor por repercusión en prensa y en redes sociales, lo que la situó como la segunda pasarela a nivel nacional detrás de Cibeles y por delante de 080 Barcelona Fashion. Cada vez entraban más patrocinadores que deseaban participar y a su vez disminuíamos el importe de las subvenciones, tal y como era nuestro compromiso. Esto se consolida en 2011 que es cuando conseguimos la mayor repercusión mediática de la historia. A su vez y sin previo aviso, la crisis golpea fuertemente a los patrocinadores y el Gobierno Valenciano deja de subvencionar incluso lo que nos tenía comprometido. Estos tres años han sido caóticos y no entendemos por qué pasarelas como Cibeles ó 080 Barcelona Fashion tienen subvenciones públicas en estos momentos de crisis y solo se mantienen gracias a ellas y nosotros aquí en Valencia estamos con cien mil euros de la Consellería de Cultura y con diez y ocho mil euros del Ayuntamiento y con espacios cedidos…. y gracias

_MG_0105

– Nos extraña que un diseñador y empresario como tú, con tu trayectoria profesional y que no tiene que demostrar nada a nadie, pueda seguir con este proyecto de la VFW con tantas dificultades, tantos detractores… ¿Cómo haces para mantener la ilusión y la motivación?

A veces me lo pregunto también. Es difícil de contestar. Empecé con mucha ilusión. Cuando tienes potencialmente tu empresa lanzada y con una trayectoria llena de metas conseguidas empiezas a crear proyectos nuevos. Es entonces cuando entro en la pasarela del Carmen. A raíz de aquí, cuando algunos se retiran, toca coger el testigo y ponerse en primera fila. Mis motivaciones siempre han sido crear un proyecto con diseñadores jóvenes, emergentes. Personas con un potencial enorme que sale de las escuelas de diseño. Una zona D con jóvenes que quizá no tienen mucha idea de cómo funciona el mundo de la moda y alguien les tiene que echar una mano.

Si hubiera sido consciente hubiera dejado el proyecto VFW hace tres años cuando la pasarela estaba en el momento más alto. Después de lo grande y lo potente que ha sido y el tirón que ha llegado a tener, quizá no existe capacidad real para seguir creciendo y a partir de ahora entra en su declive natural.

Antes de la crisis había peticiones de participación de más de ochenta diseñadores para VFW. Ahora no hay más de veinte. He conocido a una generación de diseñadores maravillosos que han luchado mucho y montaron empresas con toda la ilusión y que se han ido al traste con la crisis. Yo les llamo la generación perdida. Ahora se les hace muy difícil comenzar de nuevo.

Sin embargo hay actualmente una generación de jóvenes como Alex Vidal Jr., Juan Vidal, Maya Hansen, Miguel Vizcaino y otros, que están funcionando a nivel nacional e internacional, y ha sido quizá por esta gente por la que ha valido la pena luchar por el proyecto.

– Desde Baúl de Fotos, mantenemos una admiración por ti y por las personas que habéis luchado por mantener la VFW en estos últimos años tan duros, a pesar de la falta de apoyo y ayuda de personas que tendrían mucho que decir.

Quizá la gente desde fuera no nota tanto lo difícil que ha sido. Nota que hemos ido cambiando de sitio pero vas creando y contando nuevas ilusiones que hacen que el proyecto sea nuevo. Creo que desfilar dentro de un palacio puede ser importante y distinto, me conformo con que asistan ciento cincuenta personas en lugar de las mil que entraban anteriormente. Somos pioneros en el mundo de las redes sociales y en cuanto a divulgación tenemos, quizá, más que Cibeles ó 080, por lo tanto es una forma de promoción para los diseñadores, es una forma diferente de enseñar la moda y así es como empezó, en pequeños espacios de costura. Va a ser algo divertido y de esta forma no desaparece la esencia de lo que es la moda en la Comunidad Valenciana.

 – ¿No crees que tener grandes aforos en los desfiles acerca la moda a los consumidores finales en contra de los pequeños aforos que la hacen más distante?

Estoy de acuerdo en tener grandes aforos. En la parte empresarial que yo conozco, el consumidor final es el que tiene el poder. Si hacemos que un diseñador llegue al público de la calle directamente, apoyado también por los medios de comunicación, si consigues que ese público se acerque a los lugares donde se presenta la moda, que interactúen y conozcan al diseñador, que vean sus productos y vivan todo ese ambiente, entonces se va creando una cultura de moda, que significa conocer la moda de cerca.

– ¿Qué ha significado la VFW para los profesionales de la moda en Valencia?

En la Comunidad Valenciana, la VFW ha sido una escuela. Una escuela de motivación donde han nacido  modelos, diseñadores, fotógrafos… Hace unos días el Director de la Escuela Oficial de Diseño de Valencia me comentaba que hay más alumnos ahora que antes y que existe una asignatura que es  VFW en los programas educativos en la cual se prepara a los diseñadores para desfilar con sus colecciones y donde pueden hacer las prácticas para poder adquirir experiencia y participar en cualquier pasarela.

Hoy en día existen alrededor de diez modelos nacidas en la VFW desfilando en todo el mundo y siendo portadas de las principales revistas de moda internacionales.

Lo que me duele es que los políticos, , no valoren los esfuerzos que hacen muchas personas para que nuestros profesionales estén triunfando por el mundo y que sean revistas como Vogue las que sitúen a la VFW como la segunda pasarela a nivel nacional. El premio Vogue de este año ha sido para un valenciano que nació con la VFW y además dentro de este premio, de los quince finalistas, cinco habían nacido dentro de la VFW. Para mí eso es lo que tiene valor y es lo que la política no ha sabido valorar, moviéndose únicamente por intereses personales y además temporales.

_MG_0106

– Tu padre, que fue un gran diseñador y un artista de la moda, trató de impedirte que siguieras en esta profesión. Ahora teniendo un hijo diseñador ¿qué no le dices a tu hijo que tampoco te dijo tu padre?

Mi padre fue más inteligente conmigo que lo que yo he sido con mi hijo. Porque yo cometí el error de hacer que estudiara algo que no le gustaba, en vez de haberle dejado desde el principio que estudiara lo que el quería   Mi padre fue un visionario y siempre me dijo que en el Prêt-à-porter estaba el futuro de la de la moda. La costura siempre estará ahí, mientras que la moda se considere un arte.  Comencé estudiando electrónica y me quede en el último curso. Luego me envió a Barcelona, la capital de la moda en aquel momento,  a estudiar patronaje industrial y escalado .

Yo no hice ni un traje de costura hasta que mi padre se retiro. Fue en ese momento cuando apliqué mis conceptos y mi formación en el Prêt-à-porter al mundo de la costura. y es a partir de ahí cuando confluimos los dos.

Él me dijo una frase que no olvidaré nunca, después de mi primer desfile en Valencia en una edición de los premios Nova, “a partir de ahora ya no soy Alejandro, soy el padre de Alex Vidal”. Para mi significó mucho más que si me hubiera estado diciendo cada día lo bien que hacía las cosas.

Con mi hijo ha pasado lo mismo que pasó conmigo. Empezó a estudiar ADE pero tampoco lo terminó. Se fue a estudiar al Instituto Marangoni de Milán y ha aprendido en poco tiempo todo aquello que yo he aprendido en toda una vida: gestionar un talento y una empresa. Valoro a mi hijo y lo apoyo, porque creo que es muy válido, pero evidentemente no se lo digo para que siga trabajando día a día como hasta ahora.

– ¿Eres mejor empresario que diseñador?

No, no. He invertido siempre en mi empresa y mucho más en el diseño. Pensé y conseguí hacer cosas importantes. Yo siempre creía que si luchas, trabajas, y te esfuerzas, te levantas pronto y te acuestas tarde, si no distingues los domingos de los lunes y sigues luchando y trabajando, nunca, nunca te faltará trabajo en la vida. Pero me he dado cuenta de que eso no es verdad y que el destino no lo puedes controlar, dependiendo más de otros que de ti.

– Sin embargo has tomado buenas decisiones en este tiempo de crisis, abriendo mercados extranjeros, cerrando aquellas tiendas que no podías amortizar y atrincherándote detrás de tu estandarte de la calle Hernán Cortes, en nuestra opinión la futura calle de la moda en Valencia.

Efectivamente eso es lo que nos ha mantenido vivos. Pero eso no significa que haya tomado buenas decisiones. Siempre pienso que hay algo que no he hecho bien para haber llegado a esta situación. Eso sí, hemos seguido luchando y trabajando más si cabe para poder mantenernos con mi equipo de siempre que es maravilloso.

_MG_0115

– Una vez terminados tus estudios, te vas a trabajar a París con Marciano y a Milán con Valentino. ¿Crees que a los diseñadores actuales les falta actitud para buscar a los mejores para formarse?

El problema de las nuevas generaciones es que no están acostumbrados al sacrificio. El sacrificio supone trabajar para las empresas sin ver un euro… que es lo que se llama ahora prácticas. El futuro diseñador piensa que nada más salir de la escuela tiene que hacer algo para ganar dinero y ser conocido . Y lo que deberían hacer es ir a formarse. Hoy en día ninguna empresa paga para formar a alguien. Entonces yo les preguntaría cómo piensan aprender lo que nunca te enseñaran en una escuela

_MG_0110

– Para el 30 aniversario de Boutique Alex Vidal, dentro de 2 años, vemos la calle Hernán Cortes llena de gente haciendo la gran pasarela de la moda… Una calle donde se venda el lujo y el Prêt-à-porter a un tipo de público que valora la moda de una manera especial en esta ciudad, fuera de lo que son las grandes superficies.

Se está haciendo…. Los comerciantes de la Calle Hernán Cortes estamos pidiendo a las autoridades que arreglen este espacio porque está algo abandonado. La milla de Oro de la ciudad en la calle Poeta Querol no ha  cumplido las expectativas que se tenían, porque no se ha conseguido una afluencia de público necesaria para ese tipo de tiendas. Sin embargo, tanto la calle Jorge Juan como Hernán Cortes serán las calles del comercio de la moda, con un público medio alto, quedando la calle Colón como el espacio de las marcas más comerciales y más jóvenes

Muchas gracias Alex por este rato tan entretenido. Desde Baúl de Fotos queremos transmitirte que estamos ahí para echar una mano al mundo de la moda allá donde podamos aportar nuestras ganas y nuestra profesionalidad.

_MG_0113

_MG_0125

_MG_0137

IMG_3392